En Grupo Arigmed S. de R.L. de C.V. te contamos sobre la Oxigenoterapia y sobre los distintos sistemas de administración de oxígeno, que son el conjunto de dispositivos o herramientas con los que se consigue introducir el gas. En el mercado existen varios de ellos, distinguiéndose según su complejidad, coste y precisión en el aporte de O2.

SISTEMAS DE BAJO FLUJO
No proporcionan el requerimiento inspiratorio total del paciente. Son cánulas o puntas nasales y máscaras simples y con reservorio.

-Puntas nasales: Dispositivo confortable para el paciente que le permite comer, beber y hablar sin necesidad de ser retirado. No nos permite conocer con exactitud la concentración de oxígeno en el aire inspirado.

-Mascarilla facial simple: Este dispositivo carece de válvulas y de reservorio, sólo dispone de unos agujeros laterales para permitir la salida del aire espirado al ambiente. Interfieren para expectorar y comer. Con este sistema resulta difícil el aporte de bajas concentraciones de oxígeno inspirado y por tanto, la prevención de la retención de carbónico.

-Mascarilla con reservorio: La colocación de una bolsa reservorio en el circuito de entrada de la mezcla gaseosa. Estas mascarillas se emplean en la insuficiencia respiratoria hipoxemia porque permiten el aporte de altas concentraciones de O2, pero son claramente inapropiadas en pacientes hipercápnicos que se agravan con la administración excesiva de O2.

-Casco cefálico: Es un instrumento usado en pediatría que se ajusta en la circunferencia de la cabeza del niño, proporcionándole oxígeno húmedo y tibio en concentraciones mixtas, el cual contiene un indicador para la limitación de la concentración de oxígeno. Se ajusta en la cabeza del niño, proporcionándole oxígeno húmedo tibio en concentraciones altas.


SISTEMAS DE ALTO FLUJO
Proporcionan el requerimiento inspiratorio total del paciente. La diferencia estriba en la posibilidad de garantizar una fracción de oxígeno inspirada constante en cada una de las respiraciones del paciente.

-Mascarilla tipo Venturi: Sistema que permite la administración de una concentración exacta de oxígeno. La entrada de aire depende de la velocidad del chorro del aire (flujo) y el tamaño de apertura de la válvula.

-Oxigenación hiperbárica: El oxígeno hiperbárico es oxígeno al 100% a dos o tres veces la presión atmosférica a nivel del mar, indicado en la intoxicación por monóxido de carbono, siendo el método más rápido para revertir los efectos de dicha intoxicación.