En Grupo Arigmed S. de R.L. de C.V. te contamos sobre los 5 tipos de gas medicinal más empleados en centros de salud.

-Aire medicinal: Se refiere a un suministro limpio de aire comprimido utilizado en hospitales y centros de salud para distribuir gas medicinal, el mismo está libre de contaminación y partículas, no tiene aceite ni olores, y está seco para evitar la acumulación de agua en la tubería de su instalación.

-Oxígeno: Es uno de los gases medicinales requeridos en todos los entornos sanitarios, y se usa para la terapia de resucitación e inhalación, se introdujo a principios de 1900, este es utilizado para condiciones médicas tales como enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), cianosis, shock, hemorragia severa, intoxicación por monóxido de carbono, traumas físicos, paros cardiovasculares o respiratorios, resucitación y soporte vital.

-Dióxido de carbono: Se utiliza para la insuflación de gas medicinal para cirugías menos invasivas como la laparoscopia, la artroscopia, la endoscopia y la crioterapia, así como para la estimulación respiratoria durante y después de la anestesia, aunque en hospitales grandes el mismo es canalizado por tuberías, usualmente es más probable que provenga de un tanque.

-Nitrógeno (nitrógeno líquido medicinal): Es un gas medicinal usado para la eliminación de algunos cánceres y lesiones cutáneas, así como para el almacenamiento de tejidos, células y sangre en temperaturas criogénicas para evitar la oxidación de las muestras. Es posible utilizarlo como parte de la mezcla de gases médicos para pruebas de función pulmonar, la industria farmacéutica utiliza este gas medicinal en la fabricación de medicamentos.

-Óxido Nitroso: Es un gas medicinal comúnmente conocido como «gas de la risa», los dentistas comenzaron a usarlo como un analgésico en 1812, desde entonces, este gas médico se utiliza en numerosos procedimientos quirúrgicos como un anestésico y analgésico.